Icon Marbella no ha sido afectado por la anulacion del PGOU de 2010

Icon      PGOU 1986,  icon signature villas,  legalidad garantizada,  icon marbella

El urbanismo de Marbella ha retrocedido 30 años. El Tribunal Supremo ha dictado tres sentencias en las que anula la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 2010, por lo que a partir de ahora la ciudad tendrá que regirse por el 1986, vigente hasta la aprobación del documento que ha dejado de ser válido.

La decisión del Supremo supone un varapalo de proporciones aún difíciles de calcular para la incipiente recuperación del sector de la construcción en la ciudad, ya que el Ayuntamiento no podrá seguir concediendo licencias con arreglo al PGOU que ha dejado de tener validez. También quedan en el limbo las 16.500 viviendas irregulares para las que el documento anulado establecía un sistema de normalización mediante compensaciones que el Supremo considera fuera de la norma por exceder de las competencias de los redactores del Plan.

El Supremo llama la atención sobre la pérdida de razón de ser y de sentido útil que en el caso del PGOU de Marbella tienen estos trámites esenciales, ya que se hubiesen proyectado sobre un plan urbanístico que «en realidad mira más al pasado que al futuro, desnaturalizando así las ideas capitales de cautela, previsión, prevención y planificación económica o ambiental que justifican su obligatoriedad».

Icon Marbella no ha sido afectado por la anulacion del PGOU de 2010

Las sentencias, que dan la razón a los recursos presentados, no deja el más mínimo margen para la interpretación, ya que declaran nulas de pleno derecho la orden del consejero de Vivienda y Ordenación del Territorio de febrero de 2010 que aprueba definitivamente la revisión del plan y la posterior en la que dispone la publicación de la norma. El Supremo basa su decisión en seis motivos, dos de los cuales son suficientes por sí mismos para dictaminar la nulidad del Plan en su conjunto: la ausencia de un Estudio de Impacto Ambiental válido , ya que el existente no acomete un análisis de las diferentes alternativas razonables, según explica una de las sentencias, y de un Informe de Sostenibilidad Económica.

El Supremo llama la atención sobre la pérdida de razón de ser y de sentido útil que en el caso del PGOU de Marbella tienen estos trámites esenciales, ya que se hubiesen proyectado sobre un plan urbanístico que «en realidad mira más al pasado que al futuro, desnaturalizando así las ideas capitales de cautela, previsión, prevención y planificación económica o ambiental que justifican su obligatoriedad».

PGOU 1986 Icon Marbella no ha sido afectado